Saunterer

La lluvia duerme contigo…

La lluvia duerme conmigo. Y me susurra al oído tu belleza, te recorren dedos de agua dulce que pronto vuelves salada.

Desde acá te dibujo con mi mente y la memoria de mi cuerpo se asoma entre mis piernas… te abrazan a la distancia.

Y mece la canoa de tu cuerpo en este mar de sal-picado con vapores de tu boca y otros cuerpos cavernosos.

Donde me refugio de la tormenta; desde adentro con mi músculo que sabe el abecedario te sabe y me sabes… electrificante y dulce carne.

La tormenta estremece tu canoa en armonía con la danza del mar… oleaje, oleaje salvaje. Pronto me inundas la insurrección sexual.

Estoy en aguas, ha dejado de llover.


¿Por qué necesito humillarme? ¿Por qué necesito llamar a quien no quiere venir y por qué me entristece recibir a quien llega con deseos de verme? ¿Por qué el amor de alguien a mí infunde en mi odio por ese alguien y por qué la indiferencia de cualquiera me fascina?

— Alejandra Pizarnik  (via hachedesilencio)

Aaay :’( que mierda fue ser el incomodo y quien estaba a punta de todo sin importar nada.

(Fuente: kirasakurai)